Close

¿Desde dónde educo? Desde el lado “oscuro” o desde el lado más “brillante” – Parte 1

Al reflexionar alrededor de ésta pregunta, quiero recalcar la importancia de identificar, entender y aceptar que todos los seres humanos (si conocen alguno que no por favor háganmelo saber) tenemos por lo menos éstos dos lados: Uno que brilla y que seguramente es el que quisiéramos que todos vieran y apreciarán, uno desde el que nos gustaría ser amados y amar, éste lado que tiene maravillosas cualidades que sin duda hacen de éste, un mundo mejor. Pero del otro lado del espectro, tan lejos como pueda estar (no creo que sea demasiado porque está dentro nuestro… y ¿qué tan anchos podemos ser por más anchos que seamos?), existe ese lado oscuro, que guarda nuestras memorias dolorosas o quizá de vergüenza, ese lado que oculta nuestras manías y “pecados”, ese lado que emerge cuando nuestro lado brillante parece hacer corto circuito. 

Intentemos identificar algunos aspectos contenidos en éstos dos lados (que compartiremos EN 3 ENTRADAS):

  1. AMOR O TEMOR
  2. MOTIVACIÓN Y CONFIANZA
  3. MI PERSPECTIVA (MI REALIDAD O LÓGICA PRIVADA) O EMPATÍA
  4. AMABILIDAD Y FIRMEZA
  5. SACRIFICIO O FELICIDAD

Confío que las líneas acerca de cada aspecto, te permitirán explorar, comprender y “resituarte” (si así lo consideras pertinente) en tu proceso de ser Padre o Madre.

Vamos con el primer punto

 

  • Educando desde el amor o desde el temor: Éstas dos grandes fuerzas básicas nos mueven de manera instintiva como seres humanos.

 

El amor abraza y contiene, acompaña y suelta, impulsa y confía, el amor planea más el flexible, el amor respeta en todas las direcciones, el amor ríe, se divierte y goza, el amor enseña y está dispuesto a aprender, el amor reconoce sus “fallas” y trabaja por mejorar, el amor es completo e infinito, el amor genera bienestar.

Por su parte, el temor genera angustia e incertidumbre, el temor bloquea, frustra, cansa, enferma; el temor te resta la oportunidad de estar presente, porque te ata al pasado añorando lo que ya pasó (o lo que no sucederá) o te genera ansiedad por la incertidumbre de lo que ha de venir; el temor puede mostrarse como negligencia, puede vestir en ocasiones de autoritarismo y control o también de permisividad…el temor se disfraza de amor cuando sobreprotege, cuando asfixia… el temor genera malestar.

Cuando educas desde tus temores, tiendes a paralizarte ante situaciones inesperadas y a ser reactivo, tiendes a ser imponente (repitiendo patrones que traes de la infancia), o puede que quieras hacerlo tan bien, que procuras adquirir toda la información disponible (libros, cursos, talleres, charlas…etc) para convertirte en el mejor padre o madre posible… pero sintiendo siempre que lo que haces y lo que eres: no es suficiente!

Si te hace sentido lo que hemos compartido hoy y quieres saber cómo puedes integrar esta información a tu rol como padre o madre, Lee nuestro Integro de la semana, para seguir Moviéndote hacia el lugar desde el que quieres educar a tus hijos.

Si aún no lo has hecho -o si quieres repetir, puedes ir a nuestro Soy Ejemplo del mes, para alinearte con EL AMOR LA CONFIANZA Y EL GOZO, que ya están en ti.

Recuerda que Eres Ejemplo, que siempre hay mucho por  Aprender y que lo que Aprendes debes Integrarlo. Saca el máximo provecho de las herramientas prácticas que te compartimos en Aplica y finalmente Conecta antes de corregir.

Comparte este articulo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial